viernes, 11 de noviembre de 2016

Leonard Cohen, eterno

Ha desaparecido la persona, pero permanece el poeta y el músico, el artista que nos susurraba al oído, con voz grave y cavernosa, las penas y los milagros del amor, que llamaba por su nombre a todas las Suzanne que conocimos para expresarles el misticismo de su Hallelujah e invitarlas a Danzar hasta el fin del amor. Se ha muerto Leonard Cohen para que su recuerdo y su obra sean eternos y sigan acompañándonos cada vez que necesitemos que nos canten poemas en las soledades multitudinarias que habitamos.